Tipos de inteligencia y rendimiento en superdotados

Tipos de Inteligencia y rendimiento en superdotados

Existen diferentes tipos de inteligencia y rendimiento en superdotados. En este artículo se realiza una descripción del concepto general de inteligencia, la revisión de los principales tipos de inteligencia y rendimiento en superdotados, para la comprensión de la complejidad cognitiva de personas excesivamente inteligentes.

Es habitual que las personas asocian rápidamente inteligencia y rendimiento en superdotados (rendimiento académico, laboral, etc.), sin detenerse a pensar en los tipos de inteligencias más generales y el conjunto de habilidades que las engloban y que hacen posible un rendimiento óptimo en diferentes áreas de la vida.

La conceptualización del constructo “Inteligencia” sigue variando con el paso del tiempo, por lo que antes de continuar avanzando en el tema, os dejo una revisión personal integrada y actual del concepto inteligencia:

¿Qué es la inteligencia?

La inteligencia es un proceso circular/cíclico, a la vez que resultado sintético y adaptado de la integración de las capacidades y habilidades de un ser vivo, los cuales se movilizan a partir de la estimulación (sujeto pasivo) y/o la acción (sujeto activo) del/sobre el entorno, en combinación con la información que se dispone en la memoria y el bagaje experiencial individuall y colectivo, para resolver problemas o adquirir nuevos conocimientos. Este proceso es retroalimentado por factores individuales y ambientales que afectan el resultado y objetivo final del proceso, el cual es la adaptación, explotación y/o transformación del contexto en el que se manifiesta, los ambientes existentes, las relaciones con otros seres vivos y/o objetos instrumentales (Quiroz, 2018). 

Dos de los factores personales y conjunto de habilidades importantes para que el proceso de inteligencia sea eficiente serían:

  1. Consciencia de los patrones de fortalezas y debilidades propios y su gestión eficaz.
  2. Capacidad para reconocer las propias necesidades y las necesidades del entorno.

Muchas personas superdotadas y talentosas no logran explotar su máximo rendimiento (inteligencia aplicada) debido a una incapacidad en estos 2 factores que afectan el proceso para llevar a cabo un pensamiento o acción inteligente. Lo que ocasiona esta incapacidad suele ser confusión, apatía, frustración, y baja estima, por no poder explotar la propia inteligencia a discreción y en beneficio propio.

Otra definición de inteligencia muy resumida sería:

La inteligencia es saber que hacer cuándo no sabes que hacer.

Ahora si, pasemos al análisis de los diferentes tipos de inteligencia y su influencia en algunos conflictos que pueden tener algunas personas con altas capacidades intelectuales:

Inteligencia y rendimiento en superdotados:

A continuación comento los diferentes tipos de inteligencia más relevantes para el desarrollo académico y socio-emocional, y cómo estos tipos de inteligencia y rendimiento en superdotados se ven afectadas por factores personales, sociales, ambientales, etc. que dificultan su desarrollo:

Inteligencia Generadora y Ejecutiva

El cerebro humano permanentemente realiza operaciones que captan, interpretan, relacionan y guardan información. Esta información se guarda de manera automática e inconsciente (recepción), en forma de ideas, imágenes, sentimientos, deseos, etc. (asimilación). Esta fuente de ocurrencias es a lo que llamamos Inteligencia Generadora. 

Estas ocurrencias son retomadas de manera consciente (y muchas veces de manera inconsciente también) para la resolución de algún conflicto o problema, o cuando alguna situación evoca estas ocurrencias por la similitud a una situación problemática o conflictiva sin que esta lo sea.

La manera en la que se asimila y se evoca esta información en cada persona, se debe a predisposiciones genéticas y a experiencias tempranas (infancia).

La Inteligencia Ejecutiva en cambio, se encarga de la evaluación, aceptación o rechazo de la información proporcionada por la inteligencia generadora, para ejecutar la mejor acción a partir de la selección realizada de la información generada o evocada. Hace de filtro y se encarga de razonar, escoger y planificar los conocimientos más adecuadas para aplicar en diversas situaciones. La inteligencia ejecutiva tiene las siguientes funciones:

  • Gestión de la energía (activación, atención, motivación, emoción).
  • Gestión de la acción (control del impulso, selección de metas, inicio y organización de la acción, mantenimiento del esfuerzo, flexibilidad).
  • Gestión del aprendizaje (construcción de la memoria y búsqueda en la memoria).
  • Gestión del pensamiento (metacognición)

La capacidad de autocontrol se ejerce sobre las funciones psicológicas básicas (percepción, atención, memoria, emociones, motivación, toma de decisiones, esquemas musculares).

Factores que afectan esta inteligencia y rendimiento en superdotados

Las personas superdotadas tienen una gran capacidad de inteligencia generadora, sin importar si han tenido una buena o pésima crianza, educación y apoyo psicosocial. Esto sucede debido al gran bagaje mental y registro emocional acumulado gracias a sus sentidos más afinados y su capacidad mental de almacenamiento de información.

Esta inteligencia y rendimiento en superdotados, se vería afectada porque durante la recuperación y selección de esta información en forma de ocurrencia o “figura” emergente (algún recuerdo, emoción, idea, etc.)- y teniendo en cuenta que los superdotados captan mayor información-, el proceso de clasificación de esta información es extremadamente rápido para soportar esta cantidad de información entrante, ocasionando una gran inconsciencia en la persona y confusión a la hora de generar esquemas o paquetes de información.

El superdotado al intentar evocar de manera consciente información útil de su sistema de almacenamiento para posteriormente utilizarla para la resolución de un problema, se pierde entre los recovecos de su gran depósito y muchas veces se bloquea inmediatamente.

Muchos superdotados necesitan tomarse un pequeño o largo tiempo a la hora de ser creativos o necesitan algún tipo de inspiración (normalmente estímulos que tocan las teclas precisas de su conocimiento para poder arrancar). Otros responden de manera muy rápida y muy acertada a una tarea sin saber realmente como sabían hacerlo. Otros se sienten realmente estúpidos al no poder manejar algo que es ridículamente sencillo. 

En la vida cotidiana y personal, muchos superdotados (los que han crecido con problemas diversos, importantes y continuados a lo largo de su vida, y tendrían que trabajar mediante psicoterapia) encuentran grandes conflictos a la hora de generar ocurrencias que se ajusten a las demandas del ambiente. Debido a su capacidad mental y a sus sentidos que les permiten vivir una gran cantidad de experiencias, disponen de una gran cantidad de ocurrencias (pensamientos, imágenes, ideas, etc.), que han sido asociadas a experiencias ansiógenas o desagradables (con carga emocional relevante) y a muchas otras que lo parecen pero que no lo son (solo por similitud y por no haber sido clasificadas a detalle, solo se atendió a detalles globales que pueden ser similares a cualquier otra experiencia pero que no lo son), de manera inconsciente, y gran parte durante la infancia. Esta indiferenciación entre experiencias e inconsciencia, genera confusión para elegir la mejor ocurrencia como recurso ante una situación. Una vez realizada la elección, al no haber un grado de certeza óptimo o comodidad con la elección, la motivación suele ser baja. Además el anticipar o planificar el futuro (inteligencia ejecutiva) en base a ideas condicionadas, solo ocasiona una baja motivación respecto a los planes de futuro, y distorsión del presente.

Esto se hace evidente cuando una ocurrencia es seleccionada como recurso por la inteligencia ejecutiva y es utilizada, sea la manera en la que se utilice o la acción que se lleve a cabo con ella, parece que nunca queda libre de la autocrítica consciente (siempre hay algún “pero…”, consciente y aparentemente racional a las ocurrencias seleccionadas, y aunque parezca una crítica muy bien justificada, en realidad el superdotado no sabe ni por qué ni para qué se autoboicotea), y de sentimientos de perfeccionismo insatisfecho.

Un buen resumen para clarificar el conflicto que puede existir entre esta inteligencia y altas capacidades sería: Incapacidad para retomar detalles esenciales de la experiencia, complejidad para reconocer lo obvio de la situación, y baja aceptación y gestión de la mala consciencia (por pensar o hacer algo diferente a lo aprendido y bien aceptado social y culturalmente), lo cual paraliza.

Cuando esto sucede, sería oportuno un entrenamiento mental para potenciar la inteligencia de los patrones (capacidad para hacer consciente las huellas que condicionan los pensamientos y conductas).

inteligencia y rendimiento en superdotados
Una imagen gráfica que ejemplifica las ocurrencias o información evocada por la inteligencia generadora que es utilizada por la inteligencia ejecutiva para actuar.

Inteligencia Sistémica

La inteligencia sistémica permite una mirada panarómica del ambiente y del propio observador, ampliando el campo de actuación ante una situación a resolver.

Se centra en mirar los detalles y la interrelación entre ellos, poniendo una atención plena a la complejidad de lo esencial, y centrándose en lo cualitativo, lo dinámico y lo intuitivo.

Este cambio de planteamiento a la hora de reformular los problemas y retos que se presentan en el ambiente, genera nuevas visiones (pasa de lo lineal a lo circular) y maneras más positivas (reformulación positiva) de entender un problema o necesidad.

Cuando una persona es capaz de darse cuenta de su aportación en el problema y comprende que también forma parte de la génesis del problema, y que en cierta medida colabora para que este se de así como está sucediendo, se responsabiliza y se empodera, dirigiendo su mirada a las soluciones que se darán a partir de la integración, la cooperación y la toma de responsabilidad.

Existe la posibilidad de descubrir que aunque un problema que se genera en el ambiente me está afectando, y reconozco mi aportación para que esto sea así, también puedo reconocer que no es mi responsabilidad el resolver la totalidad del problema, y solo he de encargarme de mí parte, es decir, de aquello que hago para contribuir al problema en el sistema, y de cómo eso que hago, afecta mi autoregulación organísmica como parte interdependiente (mente, cuerpo, espíritu…) y buscar la solución en equilibrio con el todo.

Factores que afectan esta inteligencia y rendimiento en superdotados

Desde la perspectiva en la que muchas personas superdotadas se han desarrollado de una manera desordenada y radicalmente azarosa, sin que el entorno tenga en cuenta sus peculiaridades y características a lo largo del ciclo vital, y sin reconocerse ellos mismos como tal en la mayoría de casos de los jóvenes y adultos; la inteligencia sistémica se puede ver afectada o sesgada de la siguiente manera:

Muchas personas con altas capacidades que presentan conflictos y factores de riesgo psicosociales (familia, escuela, trabajo, pareja…) a lo largo de su vida, desarrollan una sensación de “no pertenencia” a los grupos, de exclusión, de rareza, e incluso las personas se lo llegan a decir (eres raro).

Esta vivencia de exclusión genera que la mirada se centre en si mismo, siendo el autoanálisis constante, y solo observando a los demás como sujetos y grupos ajenos a uno (autoexclusión), siendo la relación inexistente, o si se da, solo se resaltan las similitudes y las diferencias entre las partes, y no aquello que se genera cuando están juntas (imposibilitando el desarrollo de la inteligencia sistémica).

Por otro lado, también suele suceder lo opuesto, es decir, que las ideas y exigencias sociales interiorizadas que giran en torno a la etiqueta “altas capacidades” – “superdotado” (has de ser listo y demostrarlo con producciones creativas y de gran complejidad), sean interiorizadas por el superdotado, generandole frustración por la validación-invalidación (visión) constante que el sistema en el que está inserto le devuelve.

Otro caso sería cuando postergan o anulan sus propios intereses  y capacidad (de manera consciente o inconsciente), y disponen sus recursos en pro del sistema del que son parte y sienten gran lealtad.

Esta lealtad es reforzada por la importancia que le suelen dar a los valores de: solidaridad, altruismo, moral, ética,…(todas relacionadas a la empatía y la colaboración). Por ejemplo:

No me permito ser mejor que mis padres, hacer algo de diferente manera a mi familia, no me permito ser el mejor en el trabajo porque alguna persona se puede sentir mal o desplazada, etc.

 

inteligencia y rendimiento en superdotados
Personas que asumen el poder y el liderazgo de grupos humanos,  y que tienen conflictos que interfieren con su inteligencia sistémica, suelen tomar soluciones superficiales a los problemas, repitiendo los patrones que los provocan y generando la permanencia de estos problemas (los conflictos se cronifican).

Inteligencia estratégica

La inteligencia estratégica es la que realiza el proceso de investigación, análisis y distribución de la información que será utilizada en la estrategia elegida para que las oportunidades de beneficio y crecimiento afloren.

La inteligencia estratégica genera un producto que permite al que la genera, reducir la incertidumbre y la complejidad de un problema o conflicto cuando la persona desarrolla su proceso de toma de decisiones (seguir la estrategia a detalle implica controlar la situación).

La inteligencia estratégica puede ser considerada como una técnica o talento que se puede desarrollar, en la que se realiza un análisis político de las situación, y que durante el procesamiento de informaciones vinculadas al conflicto, se reformula el enunciado del problema utilizando el lenguaje necesario para representar el conflicto, lo cual facilita la construcción de una situación estratégica como representación de un conflicto.

Se suele desarrollar ante situaciones de gran incertidumbre y mediante la toma de consciencia de la necesidad de una estrategia para reducirla.

Su diferencia con la inteligencia ejecutiva es que esta atiende a problemas inmediatos y de manera más rápida, movilizando los recursos a la acción; mientras que en la inteligencia estratégica se pone énfasis en el análisis, selección y distribución de la información desde una perspectiva política de los recursos y de la situación para generar “estrategias” y protocolos elaborados para la toma de decisiones, lo cual supone un poco más de tiempo.

El proceso de la inteligencia estratégica comprende los siguientes pasos:

  • Situación estratégica: Se construye el significado de un conflicto, se interpretan los datos definiendo el contexto, identificar a los implicados, y definir las relaciones de cooperación y competencia, de las relaciones de poder entre los implicados (política), y la construcción de la interacción que da significado al conflicto.
  • Evaluación estratégica: Se establece como es la estructura del conflicto para mantener o modificar la orientación del poder. Es importante la interacción entre fines y medios, propios y ajenos. Se evalúa la libertad de acción, la vulnerabilidad, el nivel de conlifcto y el riesgo de escalada (que el conflicto se incremente).
  • Evolución estratégica: La evolución del conflicto se realiza a partir de la representación construida del conflicto, atendiendo a las relaciones de poder empleadas. Se hace una previsión estratégica de razonamiento a futuro, para buscar nueva información a partir de la que existe, no para predecir situaciones, sino para anticipar problemas.

Por lo tanto, no solo se trataría de la resolución de problemas, sino de la anticipación de posibles problemas mediante el conocimiento de la situación actual, la simulación de nuevas situaciones, decisiones y preguntas.

Una estrategia sin inteligencia, no es una estrategia, es una adivinanza.

Factores que afectan esta inteligencia y rendimiento en superdotados

La inteligencia estratégica en personas superdotadas suele estar muy desarrollada, muchas veces de manera excesiva y/o sesgada…, lo cual supone un problema importante para disfrutar el momento presente y aceptar muchas cosas tal y como son.

Algunas personas superdotadas suelen estar insertas en una dinámica de reducción de la incertidumbre mediante la creación constante de estrategias, lo cual además de ser agotador, les evade del entorno inmediato y de sus propias emociones o necesidades más profundas, imposibilitando la eficacia de uno de los primeros pasos: el análisis político.

Para realizar un análisis político, hay que reconocer los recursos presentes y su valor, así como tener consciencia de las relaciones que tengo con los demás, pero también con uno mismo.  El rechazo a contactar con las emociones que emergen por la incertidumbre, o el evitar situaciones que si bien dadas podrían potenciar el desarrollo personal y no suponen una situación realmente dañina o peligrosa aunque sea indeseada, devienen en problemas en otro de los pasos para generar estrategias: la formulación o interpretación del problema.

Para realizar una buena formulación o interpretación del problema, hay que prestar atención a la interacción entre las partes y el contexto en el que se dan. Si la persona no tiene en cuenta los elementos que evita o rechaza de sí misma (normalmente emociones, por ejemplo: culpabilidad, miedo, verguenza, etc.) en el conflicto , difícilmente podrá realizar una formulación adecuada para representar el conflicto, sea cual sea su modo de representarlo (cualquier lenguaje).

Finalmente, la toma de decisiones se ve afectada cuando los superdotados dudan demasiado de sus estrategias mentales, debido a que tienen una gran intuición, corazonadas y emociones que operan muchas veces a nivel inconsciente y no logran reconocer (déficit en la inteligencia motivacional explicada posteriormente) ni saben a qué se deben o de dónde provienen (a veces también debido a la cantidad de conexiones entre diferentes asuntos que manejan), por lo que aunque una estrategia suele ser una elaboración mental muy bien planificada, su ejecución se realiza con muchas dudas (termina siendo defectuosa) o nunca se realiza debido a que se prioriza la intuición primaria que no siempre se terminar de elaborar.

inteligencia y rendimiento en superdotados
Confiar en un plan de acción basado en una intuición antes que en una estrategia mental, es un modo kamikaze que no todos están dispuestos a asumir. Lo ideal sería construir una gran estrategia a base de desarrollar las intuiciones, porque cuando lo simple se desarrolla. (ver apartado de inteligencia espiritual).

Un caso muy particular es el de los superdotados profundos, los cuales suelen tener conflictos en sus relaciones interpersonales, sobretodo debido al uso de lógicas muy particulares sobre una situación en la que lo político, lo relacional, y lo contextual, suelen ser factores imprescindibles, y no solamente el propósito o fin personal.

Simplemente no están muy interesados en generar estrategias para conseguir una mejor adaptación o equilibrio con su entorno, debido sobretodo a una gran intolerancia o sensación de alta traición a sí mismos y a su lógica.

Sin embargo, también suele suceder que a un nivel más teórico si que son capaces de generar estrategias muy útiles y ecológicas, pero suelen percibirse incapaces de llevarlas a cabo por falta de habilidades sociales, liderazgo o practicidad. Esto les empuja a la dependencia de alguien con estas cualidades que los complemente y les ayude a llevar a cabo sus estrategias, o a la frustración y el aislamiento cuando no hay nadie que les sirva para estos fines.

La versión más radical de estos supuestos suelen llevar a problemas como el Trastorno de la Personalidad Dependiente y/o al Trastorno de Personalidad por Evitación, los cuales se pueden ser tratados de manera personal con psicoterapia para superdotados, de manera familiar si es el caso con terapia familiar de las altas capacidades y superdotados, o terapia de parejas de superdotados si el caso es de dependencia en alguno o ambos miembros de la pareja.

Inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer los propios sentimientos y los de los otros, de motivarse y de manejar las relaciones de manera adecuada. Permite ponerse en marcha y desarrollar con equilibrio la vida.

Los componentes o esferas de la inteligencia emocional son los siguientes:

  • Conciencia emocional de un mismo
  • Autocontrol y manejo emocional
  • Conocer cómo motivarse y mantener una actitud positiva
  • Reconocer las emociones de los demás
  • Competencia social o manejo de las relaciones

Analizando la inteligencia emocional, esta está integrada por la integración de la inteligencia personal y la interpersonal.

La inteligencia personal, es la capacidad para comprender las propias emociones y sentimientos, y desarrollar la motivación y el optimismo.

La inteligencia interpersonal, compuesta por la empatía (reconocer los pensamientos y emociones de los demás) y la capacidad de manejar las relaciones interpersonales (actuar de manera adecuada ante los pensamientos y emociones de los demás).

Desde luego, a nivel teórico todo es perfecto, pero llevar a la práctica la inteligencia emocional no es nada fácil, ya que nuestro instinto de supervivencia está basado en una forma evasiva del dolor (desagradable) y en la búsqueda del placer (agradable).  Este sería el primer obstáculo a sortear mediante el desarrollo de otras inteligencias que conforman la inteligencia emocional:

  • Inteligencia afectiva: Entendida como el proceso de dejarse afectar por algo o alguien, y desarrollar la habilidad para acercarse a personas, lugares, cosas o ideas.
  • Inteligencia de los estados de ánimo: Capacidad de entrar y salir de los estados de ánimo en un rango que va desde el placer hasta el dolor.
  • Inteligencia motivacional: Capacidad de reconocer lo que se desea y lo que más emociona para poder guiar la vida en relación a estos deseos, movilizarse hacia la acción.

Factores importantes en la inteligencia emocional:

1. Empatía:  Capacidad de experimentar y comprender las emociones que otra persona está sintiendo. Los elementos que permiten su aparición: atención, sensación de bienestar mutua, y coordinación no verbal.

2. Optimismo o esperanza: Creencia de que uno tiene el control de los acontecimientos de su vida y puede hacer frente a los problemas en la medida en que se presenten.

Factores que afectan esta inteligencia y rendimiento en superdotados

Muchas personas superdotadas tienen dificultades para manejar sus emociones, sobretodo niños y adolescentes que pueden ser muy intensos en sus reacciones, debido sobretodo al trato poco acorde a algunas de sus peculiaridades (exceso de inteligencia). En adultos estas reacciones emocionales se suelen suavizar o convertirse en control emocional desde una vivencia de represión emocional (mal que bien han interiorizado el mandato social), lo cual les hace somatizar diferentes síntomas físicos o manías. Otros estallan solo en la intimidad del hogar, con la familia o y/o pareja.

De la mala gestión emocional se obtiene como resultado una baja competencia social, lo cual se convierte en una bola de nieve que lleva al aislamiento y a no desarrollar habilidades sociales útiles para desarrollarse en sociedad.

Algo que también suele afectar a los adolescentes y jóvenes es la baja capacidad para motivarse ante tareas académicas y laborales. El tener que cumplir unas normas en la escuela, pesadez o reticencia a estudiar asignaturas de la universidad que no “motivan” pero son necesarias para obtener el graduado,  postergación de actividades, dificultad para ser puntual, etc. son los principales síntomas que llevan a muchos adolescentes y jóvenes superdotados a sentir que están fracasando, o a los padres de estos a preocuparse de que algo no va bien con su hijo.

Los superdotados que acuden a terapia, suelen plantear demandas como: Quiero dejar de pensar, quiero dejar de sentir, o al menos no tanto…, lo cual es un indicador de déficit de inteligencia afectiva que ha de ser corregida.

Otros ya vienen resabiados de otras consultas dónde intentaron ayudarles (a veces con éxito en algunas cuestiones y para otras nulo avance), comentando que practican meditación (o al menos lo intentan) intentando permanecer en el momento presente todo el tiempo. Bien, a priori no suena mal, si no fuera porque de esta manera buscan escaparse de aquello que les hace sentir el recordar el pasado o imaginar un futuro. A muchos les aterra pensar en la muerte, en revivir hechos pasados o imaginar un futuro muy incierto, y lo intentan evitar. Esta evasión impide el desarrollo de la inteligencia de los estados de ánimo, lo cual genera que fantaseen que si se permiten sentir todo el dolor, tristeza o rabia, será algo negativo de lo cual les costará díficil salir, hace falta ampliar su umbral de dolor, descubrir sus altas capacidades para sufrir y salir no solo refortalecido, sino también más sabio.

Algo relevante a destacar, es el desarrollo no solo de la empatía, sino también de la simpatía, la cual es la capacidad para reconocer  y comprender que le pasa a uno mismo respecto a lo que reconoce y comprende del otro. De esta forma la empatía se convierte en un espejo, del cual es importante recuperar la proyección.

inteligencia y rendimiento en superdotados
Identificar como se siente el otro, a la vez que reconozco como me afecta emocionalmente y como lo gestiono en la relación con el otro….

Inteligencia espiritual

La inteligencia espiritual es un paradigma nuevo que trae orden más que renovación. Permite jerarquizar los niveles de inteligencia y no solo señalarlos. De este ordenamiento se construyen 3 niveles básicos de inteligencia:

Primer nivel para la inteligencia emocional (sentir desde el cuerpo)

Segundo nivel para la inteligencia intelectual (pensar y razonar)

Tercer nivel para la inteligencia espiritual (ser)

La inteligencia espiritual es un proceso continuo de apertura a la evolución de la conciencia. Su práctica propia hace que surjan valores y comprensiones trascendentales que permiten el desarrollo de la inteligencia de manera holística.

Las 3 dimensiones de la inteligencia espiritual son:

  • Ética (capacidad de actuar en base a virtudes universales, sin hacer daño a ningún ser)
  • Atención ( capacidad de concentración contemplativa y sin juicio de la realidad interior para disolver conflictos)
  • Sabiduría (capacidad de comprensión de la realidad condicionada: impermanente, insustancial e insatisfactoria).

Para el desarrollo de la inteligencia espiritual se ha de atender a sus componentes:  amor, compasión y sabiduría; siendo esta última la forma más alta de conocimiento, y que muchas superdotados suelen alcanzar recién en una edad adulta avanzada. La sabiduría permite la evolución de la conciencia hacia niveles de mayor profundidad, significado e integridad para la persona.

Factores que afectan esta inteligencia y rendimiento en superdotados

Esta inteligencia y rendimiento en superdotados se ve afectada cuando estos están muy centrados en el aspecto mental, empírico y lógico de la vida, desarrollando a lo largo del ciclo vital una especie de intolerancia o suspicacia a la apertura de sentimientos como la compasión o el amor, los cuales perciben como excesivamente abstractos. Creen que la sabiduría es una capacidad para acumular datos empíricos y actuar en el mundo en base a lógicas irrefutables.

Otros desarrollan un sentido de la ética excesiva que los hace confluir y fundirse con el mundo en general. Es decir, no se permiten “ser” y “hacer” en el mundo, debido a que empatizan con el dolor, sufrimiento, injusticia a lo largo y ancho del mundo. Esto aunque suene auténtico y deseable, suele esconder una incapacidad o miedo a “ser”, a diferenciarse de todo lo demás sin cargos de conciencia. Pareciese que si se “esconden” detrás de todo el mundo en general, está bien justificada su inacción y su incapacidad para sentirse felices y realizados. En estos casos, hace falta restablecer el ego de la persona y restablecer su proximidad con el mismo.

inteligencia y rendimiento en superdotados
Puede resultar especialmente difícil “SER” en un entorno en el que te consideran un bicho raro, o esperan grandes resultados de ti…

Inteligencia colectiva

La inteligencia colectiva tal como la define Pierre Lévy, es un proceso de apoyo mútuo y colaboración para la resolución de problemas por parte de un colectivo o comunidad.

Esta inteligencia esta repartida por todas partes, a través de microsaberes de personas expertas en un área pequeña, cuya unión genera la inteligencia colectiva. Por lo que esta inteligencia hablar de la valorización constante y coordinada en tiempo real (mediante tecnologías de la comunicación), que conduce a movilizar de manera efectiva las competencias de diferentes personas generando una especie de cerebro compartido gracias a la suma de inteligencias individuales.

Por lo tanto, la inteligencia colectiva se obtiene de la suma de aquello que cada individuo considera relevante aportar para la comunidad. Y por otro lado, de la capacidad de la comunidad para descubrir a estas personas y sus saberes y/o capacidades.

Factores que afectan esta inteligencia y rendimiento en superdotados

Esta inteligencia y rendimiento en superdotados está muy ligado al aspecto social y comunitario. Muchas personas superdotadas no desarrollan sus propias capacidades ya que no son “descubiertas” ni reconocidas como válidas para hacer grandes aportes. El no reconocimiento por parte la sociedad, y la falta de apoyo y confianza en sus capacidades, les suele generar gran disonancia y apatía a la hora de ponerse en marcha en proyectos ambiciosos. La sensación de que todo es muy difícil y que no hay elementos de apoyo suficientes por parte del entorno, es un factor importante a la hora de motivar a una persona inicialmente. Esto genera que muchas personas superdotadas al no sentirse consideradas ni útiles, se desconecten del campo, del gran saber (inteligencia conectiva); y poco a poco de la vida (depresión en los superdotados).

En el caso que atañe, y viendo el lado positivo, muchas personas superdotadas hacen hincapié en su capacidad para gestionar gran cantidad de información de aquello que les motiva, por lo que habría de tener muy en cuenta su capacidad para recopilar información, sintetizar y crear un producto nuevo a partir de las grandes cantidades de información relacionadas a algún saber. Se trataría de una gran habilidad para encontrar la piezas del puzzle (información variada de algún área del saber) para construir algo más grande y novedoso.

inteligencia y rendimiento en superdotados
Se necesita necesitar al colectivo, y que el colectivo nos necesite para ser visible ante uno mismo y ante los demás.

Reflexión

Luego de repasar los diferentes tipos de inteligencia más relevantes, y como mediante mi experiencia he notado como diversos factores personales y sociales pueden afectar a su manifestación en forma de rendimiento bajo en personas superdotadas, me queda recordar que es un conocimiento acumulado a partir de mi experiencia al tratar con diferentes perfiles de personas superdotadas.

Y también animar a mis lectores a que busquen su desarrollo constantemente, y demandar ayuda si les hace falta ver luz en los puntos ciegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.