Ser superdotado es un problema: razonamiento del superdotado

Ser superdotado es un problema: razonamiento del superdotado

Ser superdotado es un problema, o al menos así es como lo viven muchos superdotados adultos en esta sociedad moderna líquida (Bauman), en la que todo es un reto, puesto que los cambios se gestan demasiado rápido y casi no hay tiempo para relajarse, dejar de pensar en los problemas que van surgiendo o estar ideando planes de futuro. Es como el agua que se nos escapa entre las manos.

El título de este post no trata de ser una afirmación, simplemente es la frase que escucho repetir a muchos superdotados con los que he trabajado. 

Los superdotados son personas que aman la libertad, rehuyen de lo rutinario y/o ordinario, desean vivir en un mundo abierto a aceptar lo diferente (en realidad a aceptarlos a ellos, a su forma de ser y hacer) y anhelan secretamente en que se les reconozca su talento y esfuerzo por las cosas que hacen o son capaces de hacer.

Ser superdotado es ser una persona con un gran potencial y capacidad en diferentes áreas del conocimiento, que pide a gritos apoyo y comprensión para hacer avanzar la humanidad (si tan solo les dejarán) en todas las dimensiones existentes, son capaces de amar y de ser leales hasta la muerte cuando están imprimados de alguna/s persona/s, como si de licántropos se tratará.

¿Ser superdotado es una discapacidad invisible?

La OMS considera la discapacidad como un fenómeno complejo que refleja una interacción entre las características del organismo humano y las características de la sociedad en la que vive, lo cual impide parcialmente el ejecutar actividades o tareas, y esto se convierte en problemas para participar en situaciones vitales.

Las situaciones vitales pueden ser diversas, afrontar la transición de secundaria a bachillerato, entrar al mercado laboral, comprometerse sentimentalmente con una persona, tener hijos, mudarse de ciudad, etc. Todas cosas que se dan en un determinado momento de la vida y que tienen un impacto importante en la vida de las personas.

Ser superdotado y pasar por estas situaciones vitales diversas sin haber logrado una estabilidad emocional y mental suele tener mayor impacto que en las personas que no son superdotadas. El sufrimiento, miedo o confusión que les puede producir vivir situaciones vitales así puede confundir incluso a los médicos, de ahí que se generen los problemas de los superdotados y trastornos mentales.

El ser superdotado supone tener unas características neurofisiológicas diferentes (cerebro de los superdotados), poseer unos rasgos de personalidad característicos forjados a partir de una forma de ver el mundo de manera más holística y de tener una visión panorámica de las situaciones que acontecen, muchas veces diferente o en desacuerdo a las características de la cultura y/o sociedad en la que vive.

El problema radica esencialmente en que, manejar tanta información y procesarla constantemente (prácticamente rumiarla hasta convertirla en algo irreconocible…) sin un objetivo o fin claro, solo les lleva a trampas sin salida, en las que la incertidumbre se hace más grande y el miedo al fracaso encuentra nuevos caminos (en los que fracasar también…).

El ser superdotado y no poder parar de pensar, es vivido como una discapacidad para muchos superdotados, puesto que les es difícil conocer cuál es la función real de sus pensamientos, el no tener la claridad y perspectiva del ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ejecutar las acciones pensadas, que les lleven a poder solucionar parte de sus problemas y al mismo tiempo sentirse parte de la sociedad en la que viven (sin que juzguen su modo de pensar o actuar/ ser y hacer).

Por lo tanto, se podría decir que muchos superdotados padecen de una especie de discapacidad invisible, forjada a base de creencias que los limitan para pensar, sentir y actuar de una determinada manera (como ellos son en realidad), puesto que han recibido retroalimentación negativa por parte de los demás, ya que lo diferente siempre es más difícil de digerir en un principio.

Ser superdotado y sentirse fallado por no ser aprobado por los demás genera un grado de consciencia muy grande que algunos no pueden soportar, es elegir entre hacer las cosas como siempre y como todos, o hacerlo de otro modo distinto (el modo que el superdotado desea y es capaz de hacer, pero que muchos juzgan).

Vivir de manera más intensa puede discapacitar a la persona y volverla vulnerable y víctima de si misma si no aprende a dejar de ser tan “permeable” o inestable (emocionalmente y mentalmente).

Luego de hablar con muchos superdotados, he podido identificar 4 tipos de razonamiento (estilos cognitivos o forma de procesar la información) que suelen utilizar para pensar, sentir y actuar en el mundo.

Estos 4 tipos de razonamiento que he identificado en personas superdotadas adultas, tienen gran influencia e impacto en su modo de vida. Las enumero y comento a continuación:

1. Razonamiento Emocional

Lo que el superdotado siente (que es mucho muchísimo) es la realidad y filtro definitivo para clasificar las experiencias y se vuelve demasiado acusada ante acontecimientos vitales y propios de los seres humanos (todos pasamos por ellos alguna vez).

Los superdotados tienen los sentidos muy bien desarrollados, por lo que reciben mayor cantidad de inputs de información, los cuales son primero experiencias emocionales, que finalmente intelectualizan y se convierten en experiencias intelectuales.

Por lo tanto, este razonamiento se da cuando los superdotados toman sus emociones como pruebas de la verdad. Este tipo de razonamiento está errado, puesto que los sentimientos son el reflejo de las creencias y los comportamientos. Si los pensamientos, las creencias y los comportamientos están distorsionados (como suele suceder debido a la fuerte influencia del entorno), las emociones no tienen ninguna validez.

Ejemplos de esto, son frases verbalizadas por superdotados que no les ayudan para nada y que escucho repetidas veces:

  • “Me siento culpable, eso quiere decir que debo de haber hecho algo mal”.
  • “Me siento desbordado, entonces debe de ser imposible resolver mis problemas”.
  • “Me siento inadaptado, por lo tanto, debo ser una persona con alguna tara, un bicho raro”.
  • “No tengo ánimo para hacer nada; de modo que es igual si me pongo a hacer algo, no rendiré lo necesario”
  • “Estoy enfadado con él/ella, lo cual prueba que él/ella ha estado actuando muy mal y se ha aprovechado de mí”.

Y las frases podrían seguir, son frases que me comentan muchos adultos superdotados los cuales están razonando a partir de sus emociones a flor de piel (con el corazón), en un intento fallido e inconsciente de desconectar de la “cabeza”.

2. Razonamiento “Collage incompleto”

Ser superdotado y tener predominancia en este tipo de razonamiento implica el tener que cuestionarse todo, todo el tiempo, y todo tiene que tener una conexión, nada parece ser suficiente, ni nada parece estar en orden, siempre hay algo más que conocer o hacer, lo cual genera un sin vivir en la búsqueda del sentido final de las cosas más cotidianas y mundanas (y ya ni hablar de las que son realmente transcendentales) que acusan a la mayoría de los seres humanos.

Ser superdotado y tener esta manera de funcionar, lleva a la insatisfacción constante. Cabe resaltar que aquí es donde las creencias adoptadas por los superdotados cumplen un papel fundamental en el sesgo de sus razonamientos, manejan la información a trozos sin antes haber conocido la fuente, o por el contrario, conocen la fuente y creen que conocen todo lo que de ella emana. Esta muy relacionado con el pensamiento hipotético-deductivo e inductivo, y con el método mixto (cuantitativo-cualitativo), llevado de mala manera en el ámbito personal.

Ejemplos de esto, son frases verbalizadas por superdotados que no les ayudan para nada y que escucho repetidas veces:

  • Cree que me está sucediendo “esto” en el presente porqué no hice “aquello” en el pasado, necesito encontrar el patrón en el cual confluyen ambas experiencias y empoderar mi presente.
  • Si esa persona me está diciendo “esto” quiere decir que en realidad piensa “otra cosa”, porque yo conozco a esta persona y siempre dice y hace esto en estas situaciones, me gustaría encontrar la manera de mejorar la comunicación.
  • Los demás no me aceptan porque me ven como un bicho raro, y es probable que tengan un poco de razón. Yo hago esto y ellos reaccionan así, pero creo que si yo hiciera X,Y,Z,…, ellos podrían tener las reacciones A,B,C,…; pero no se si esto sería realmente suficiente, quizás hay otras variables por tener en cuenta, hay muchas cosas por hacer…

Ser superdotado y lograr dominar este estilo cognitivo (destructivo si está mal enfocado), puede llevarlos a ser todo aquello que realmente desean de manera más eficiente y eficaz, convertirse en auténticas máquinas de resolver problemas.

Por otro lado, si la persona superdotada utiliza su inteligencia analítica, creativa y práctica (Sternberg) para filtrar y extraer conclusiones de la información de manera efectiva y productiva, está utilizando la llamada “inteligencia exitosa”.

Ser superdotado y ser capaz de utilizar la inteligencia exitosa, puede convertir a la persona superdotada en una persona con mucha sabiduría, y lo prepara para poder enfrentar la incertidumbre, ya que se volverá un experto en el arte de permeabilizar, analizar y relativizar; y dar soluciones creativas a la incertidumbre, el sufrimiento y al desorden de manera práctica y ecológica (bien para todo el mundo).

La inteligencia exitosa es la habilidad intencional para adaptarse a diferentes ambientes, moldearlos y seleccionarlos, así como para lograr propósitos propios y de nuestra sociedad y cultura (Sternberg, 1996).

Ser superdotado y lograr enfocar de manera estratégica este razonamiento tan hipotético deductivo/inductivo, llena de sabiduría o en el peor de los casos convierte a la persona superdotada en un científico (es broma jaja…).

“Sabio no es quien sabe muchas cosas, sino quien actúa sabiamente… Es un modo elegido de ser…, el talento para hacer las preguntas adecuadas y buscar las buenas respuestas. Es la poética del vivir” (José Antonio Marina).

3. Razonamiento Todo o Nada

Ser superdotado con predominancia en este tipo de razonamiento está relacionado con una visión radical del mundo, en la que todo es blanco o negro. La justicia y la moral (criterio subjetivo) suelen ser los componentes que más se esgriman para atacar, defenderse y defender a otros.

Está relacionado con la idea del bien y el mal (aceptadas socialmente), de la dualidad constante, y por ende, de la clasificación in-oportuna del mundo en el que vive el superdotado, con el fin de dejar de pensar y simplemente fluir.

Se dividen en 2, los denomino los  “pragmáticos” y los “contracorriente inflexible”:

1. Ser superdotado y tener predominancia por el tipo de razononamiento “prágmático”, suele estar relacionado a la búsqueda incansable (probablemente desde la infancia) del lado más práctico de la vida, porque así descubrieron que les funciona a la mayoría de las personas (¿Para qué defender sus ideas a muerte e intentar convencer a los otros, si a los demás no les interesa cuestionarse las cosas?), y lo hacen así con el fin de poder ser aceptados en algún grupo que piense de manera similar respecto a ciertas creencias generales de la vida y de la sociedad.

Ser superdotado y renunciar a la expresión del pensamiento divergente (diferente) solo por agradar, es igual a vivir en una prisión-jaula de 2×2 m² con todos los sentidos dopados.

2. Por otro lado, estarían los que razonan de la manera “Contracorriente inflexible”, sus ideas y acciones van en contra de lo aceptado socialmente, puesto que suelen ser superdotados que han alcanzado un nivel de conocimiento y de análisis (según ellos: “collage completo”) tan elevado que es imposible la compatibilización de sus conocimientos y su visión del mundo con la estructura social y la normatividad que impone la sociedad.

Ser superdotado con predominancia por este tipo de razonamiento no es objetivo, puesto que ellos han creado su propio método o disponen de recursos (muy bien estructurados por cierto, aunque defectuosos de base) para avalarse y autoreafirmar su postura, son una versión radical y opuesta a la de los de tipo “collage incompleto”, y suelen tener problemas de adaptación social grave.

Las frases ejemplos de ser superdotado todo o nada, en su versión de razonamiento “pragmático” y “contracorriente inflexible” son muy sencillas:

  • “Pragmáticos”: “Todos vosotros tenéis razón”. En los adentros del superdotado: si en este grupo se habla solo de crecimiento personal (aunque yo ya este avanzado en este tema y me la bufa), yo también hablo solo de crecimiento personal y de lo mucho que amo a mi gato y de las experiencias místicas que vivo gracias a él (este ejemplo es extraído de un caso real y la persona que la vivió tiene su gracia jaja).
  • “Contracorriente inflexible”: Lo digo yo porque así lo concluyo a partir de mis conocimientos (que suelen ser muchos y difíciles de cuestionar) y muy pocas veces me he equivocado. Pongo mis valores y moral como universales y extensibles a casi todas las circunstancias.

4. Razonamiento “Consciencia confusa”

  • Ser superdotado y tener predominancia por este tipo de razonamiento genera mucha consciencia (de la mala). Estos son casos particulares y de especial dificultad, ya que tienen conciencia de que se hacen daño con el razonamiento emocional (lo tienen identificado), pero no están dispuestos a renunciar a ello o por más que lo intenta no pueden, probablemente por problemas sistémicos (lealtades invisibles, autodestrucción por temas de merecimiento y/o permiso a ser felices).
  • Saben que el razonamiento “collage incompleto” no les hace bien. Ser superdotado y analizarlo todo, tratar de filtrar y ordenar todo la información que reciben y van tomando del ambiente (información relevante e irrelevante) no es un modo de vida realmente relajante, pero lo hacen porque lo necesitan tanto como el respirar, es como una medicación para ellos. El problema es que no están dispuestos a rebajar ni un poco la dosis o se sienten inútiles y/o aburidos.
  • Por otro lado, también tienen el razonamiento “todo o nada”, se pueden adherir a grupos de personas con intereses poco trascendentales o profundos, pasar desapercibidos, disfrutar y burlarse de lo más cotidiano; y luego sentir que son muy falsos y que su vida es una mentira. Al mismo tiempo, pueden tener pensamientos radicales (bien fundamentados por supuesto…) respecto a otros grupos específicos como la familia, la pareja o los hijos; y desear tener el control sobre todo.

Ser superdotado y transitar por los 4 razonamientos anteriores (de manera destructiva), les hace tener problemas a la hora de priorizar los ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? Las personas los pueden ver como personas extremadamente cambiantes, controladoras y poco confiables.

ser superdotado
Ser superdotado permite tener acceso total al campo de información del cual todos formamos parte. El no saber procesar esta información para beneficio propio y de los demás es el problema real de ser superdotado.

Ser superdotado es un problema si el superdotado no acepta su propia superdotación

Ser superdotado y no aceptarlo es un problema en si mismo, puesto que la persona estaría negándose a si misma o a una parte de si misma.

Esto lo suelen hacer muchos maestros en las aulas, al decirle a los padres que sus hijos no tienen nada de especial, que todos los niños y adolescentes tienen diferentes talentos y que todos son iguales. Están negando a la persona y su capacidad, están matando una parte de la persona, están mutilando aquello que los hace especiales y les niegan la posibilidad de crecer confiando en sus propias capacidades, las cuales ¡Oh bendita vida! Son muchas más altas que el común de las personas.

Ser superdotado, saberlo e interiorizarlo desde la edad más temprana posible, y recibir el apoyo necesario para crecer aprovechándola, es esencial para poder lograr un razonamiento mental (estilo cognitivo) beneficioso para la propia persona, ser productivo para sí mismo y para los demás.

Ser superdotado no es una elección, pero quizás si una responsabilidad, primero con uno mismo (saber aprovecharlo), y luego con los demás (beneficiar a todas las personas posibles). 

En conclusión, ser superdotado es una forma muy particular de ser, estar, hacer y convivir en el mundo. Y el mundo siempre ha necesitado “outsiders” que hagan avanzar la humanidad o hacerla retroceder un poco para tomar impulso (a veces es necesario…).

  • El coaching para superdotados y altas capacidades que realizo se enfoca en identificar el modo de razonar que tienen, ya que me da acceso a la estructura profunda que sostienen todas las creencias, emociones y comportamientos que usan en el día a día, con el fin de acompañar a la persona en su proceso de crear una estructura de razonamiento que coja lo mejor de cada y se beneficie a si mismo y a los demás si cabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.