Psicoterapia Familiares de Superdotados y Altas Capacidades

terapia familiar superdotados

La Familia como Sistema

La familia es un sistema compuesto por personas en interacción dinámica, unidas por relaciones de parentesco y/o afectivas.

Las funciones que organizan, estructuran e integran el sistema familiar se reducen a dos: amor y autoridad. Estas funciones se van modificando a través del tiempo y se ajustan al nivel de crecimiento y desarrollo evolutivo de los miembros del sistema familiar.

Para qué sirve la Terapia Familiar

Cuando las funciones propias de la familia no se cumplen o no se acomodan a la situación familiar de alguno de sus miembros, es cuando aparecen problemas, conflictos o disfuncionalidad en la familia.

La terapia familiar sistémica ayuda a los miembros de la familia a mejorar su comunicación y su relación. En las sesiones, el terapeuta interviene para que las dinámicas de la relación familiar faciliten la transformación y equilibrio del sistema.

La familia puede identificar a uno de sus miembros como “el que causa el conflicto, o el que tiene el problema”, al que se suele señalar como “el portador del síntoma”.

Síntoma del Problema en la Familia 

Los casos que trato son aquellos en los que el portador del síntoma es la persona identificada como superdotada, o lo padece otro miembro de la familia que sufre los efectos de tener un familiar superdotado.

La psicoterapia familiar se dirige a toda la familia (nuclear), por lo que está destinada a padres e hijos (y otros familiares) que conviven juntos. Las sesiones se realizan con todos los miembros posibles.

La psicoterapia familiar sistémica no se centra en el diagnóstico, sino en la identificación y la redirección de los patrones disfuncionales en la familia y sus miembros.

La terapia familiar no busca sanar a alguno o a todos los miembros del sistema familiar, ni tampoco arreglar o hacer desaparecer el síntoma manifiesto. Los objetivos son:

  • Que la familia entienda su propia manera de funcionar.
  • Mejorar la relación entre los miembros para producir cambios duraderos.
  • Desarrollar sus habilidades de comunicación.
  • Que se den cuenta de sus fortalezas como familia y generar nuevas conductas.
  • Empoderar a la familia en la resolución de sus propios problemas.

El papel de las Altas Capacidades Intelectuales en la Familia

Cuando la alta capacidad intelectual es la protagonista en el conflicto familiar, significa que hay que realizar cambios profundos en la percepción de rendimiento y eficacia que tiene cada miembro de la familia en su propio rol familiar.

Muchos padres de familia toman actitudes polarizadas ante el conocimiento de las altas capacidades de sus hijos. Estas reacciones polarizadas se manifiestan, bien normalizando la situación en extremo, bien todo lo contrario, es decir, obsesionándose en el trato especial que el superdotado debería recibir. Ambas perspectivas toman una visión incompleta o difuminada de lo que sería la individualidad y peculiaridad del hijo como superdotado.

Las altas capacidades intelectuales como protagonistas en los problemas familiares provocan tres grandes necesidades familiares:

  • Solucionar un problema familiar complejo de entender para sus propios miembros
  • Romper reglas familiares arraigadas a la tradición o lo social que impiden el desarrollo de los miembros. Renuncia del ser ideal y aceptación del ser real
  • Aflorar emociones reprimidas que no tenían un espacio en la familia

Sesiones de Psicoterapia para Familias con Superdotados

Es habitual que la persona superdotada (hijos o padres) se sienta incomprendida por el resto de los miembros de su familia, lo cual la pone en una situación de desventaja y vulnerabilidad, ya que se genera una percepción de coalición de los demás en contra suya por falta de entendimiento.

Aquí es donde juega un papel esencial la terapia para familias con personas de altas capacidades.

La ayuda del terapeuta (en este caso también otro superdotado) llega a partir de su propia inmersión como un miembro más del sistema familiar en las sesiones, dónde estará a favor y en contra de todas las posiciones y situaciones, con el fin de identificar la disfuncionalidad de la estructura y redirigirla.

Para dar respuesta a estas necesidades y solucionar los conflictos relacionados, es importante el poder diferenciar qué parte del problema familiar es ocasionado, o está siendo reforzado, por las altas capacidades intelectuales de uno o más de los miembros de la familia, lo cual es una tarea complicada.

Solo mediante la terapia se podrán encontrar maneras constructivas de reconocerse, validarse, ayudarse mutuamente y resolver problemas que inevitablemente, como familia, comparten.

¿Hay algún superdotado en tu familia y necesitáis resolver conflictos? Puedes hablar conmigo sin compromiso.