Mitos sobre las altas capacidades intelectuales (1): Estereotipos y prejuicios generales

Mitos sobre las altas capacidades intelectuales (1): Estereotipos y prejuicios generales

Los mitos sobre las altas capacidades intelectuales suelen ser creados por el zeigest (espíritu de la época en relación a los intereses por el conocimiento), el cual se va modificando según la demanda de conocimiento e información, arrojando descubrimientos y/o generando nuevos mitos, sobretodo debido a la falta de conocimiento de primera mano, ya que pocas personas con altas capacidades o superdotados cuentan como es su vida o su día a día.

También está el hecho de que la sociedad otorga a las personas, en función de su productividad y creatividad, el decidir si de verdad se pueden considerar una persona con altas capacidades intelectuales o superdotados o no.

La mejor solución que existe para acabar con los mitos sobre las altas capacidades intelectuales es la investigación científica y los resultados, de la cual existe mucha información, pero no es accesible de manera masiva a todas las personas, el tema no es relevante para muchas personas, ya que creen que no pueden ser personas con altas capacidades o superdotados (incluso muchas personas siéndolo sin saberlo). Otra manera sería mediante los diagnósticos y la intervención específica sobre los niños con altas capacidades.

A partir de los mitos sobre las altas capacidades, se derivan estereotipos y prejuicios sobre los más capaces.

Los mitos sobre las altas capacidades devienen en estereotipos y prejuicios, los cuales son procesos naturales que usan las personas para atribuir y categorizar aquello que es complejo e incomprensible del entorno, con el fin de simplificarlo y tener falsa sensación de conocimiento y seguridad.

El tema de las altas capacidades no escapa a esta simplificación, la cual muchas veces se ve reducida al famoso CI (cociente intelectual),a la estética “nerd” o a ser un sabelotodo.

En este artículo trato de recoger los mitos sobre las altas capacidades intelectuales más comunes que se han generalizado y se han aceptado en diversas sociedades.

altas capacidades intelectuales
Existe una necesidad imperiosa de cambiar de enfoque respecto al tema de las altas capacidades intelectuales. Reivindicar su valor y difusión como la otra cara de la discapacidad, para la cual tuvo que pasar mucho tiempo hasta ser ampliamente aceptada y atendida.

Algunos mitos sobre las altas capacidades intelectuales:

1. Todas las personas tienen las mismas capacidades, solo hace falta un buen entrenamiento.

Los mitos sobre las altas capacidades que tienen que ver con la igualdad de condiciones respecto a los que no tienen altas capacidades se crearon en algún momento, por personas inseguras que sentían que se atentaba contra su propia valía y capacidad.

Desde luego, existen algunas teorías educativas que dicen tener la formula mágica (intervención educativa) para generar el momento y las circunstancias específicas en las que todas las personas pueden ser creativas o mostrar un potencial alto, el cual se podría confundir con el rendimiento o producción de personas superdotadas.

En lo personal, siempre he considerado injustas las teorías psicoeducativas, ya que son muy idealistas, alejadas de la realidad, poco prácticas y muchas veces irreproducibles.

2. No existen niños con altas capacidades o superdotados, hay niños sobreestimulados.

Esta suele ser una excusa o arma arrojadiza de las escuelas (directores y maestros), con el fin de no realizar una intervención específica en el caso de tener un alumno con altas capacidades.

Muchas veces echan la culpa a los padres de ser muy exigentes con los niños, de enseñarles cosas que no les tocan para su edad, de no dejarles descansar llevándolos a clases extracurriculares y actividades culturales diversas. Algunos maestros esgrimen el argumento de que todos los alumnos tienen diferentes inteligencias (que daño hizo la teoría de las inteligencias múltiples…), y que el niño no necesita adaptaciones curriculares ni un trato diferente a los demás niños, que todos son únicos y tienen talentos. Si, pero como todo en esta vida, unos más que otros (lo siento por los que son susceptibles).

Hoy en día, la neurociencia demuestra que la neurofisiología del cerebro de los superdotados es diferente al de las personas que no lo son.

3. La inteligencia es una bendición, un don, algo puramente positivo.

Desde luego habría que preguntarle a las personas con altas capacidades y a los superdotados haber cuantos lo consideran un don, con lo mal que lo han tenido que pasar en algún momento de sus vidas.

Aquello de la bendición tiene su punto medio (aunque suene raro), ya que el tener altas capacidades muchas veces supone la manera sistémica que tiene la familia para resolver sus conflictos a través de estas personas con altas capacidades. Incluso la humanidad misma los necesita, ya que se ha demostrado que las personas inteligentes por algún motivo han superado la necesidad de interacción social, lo cual las empuja a trabajar en aquello que otros no haría, es decir, la amistad en los superdotados no sería relevante para ellos, ya que se sienten mejor realizando actividades que hagan avanzar a la humanidad o intentando dejar un legado.

4. La inteligencia es totalmente hereditaria (“de tal palo tal astilla”).

Este mito sobre las altas capacidades es hoy en día una idea parcializada, ya que si bien se que acepta que las altas capacidades y la superdotación tienen un componente genético, también se reconoce que su manifestación y desarrollo depende del entorno, por lo que se habla de un 50-50.

Algunos estudios recientes hipotetizan que la inteligencia se hereda en mayor medida de la madre, y la emotividad y la afectividad del padre.

5. La inteligencia y la capacidad depende de la raza, el sexo, la clase social, etc.

Dentro de los mitos sobre las altas capacidades, esta hipótesis ha sido de los más estudiados a lo largo de la historia.

Las diferencias individuales y culturales como la raza, el sexo, la clase social, etc. Son variables que no siempre correlacionan positiva ni negativamente de manera significativa, por lo que no se puede asegurar firmemente algo así.

Aunque por otro lado, tampoco hace falta hacer un paper (he visto que si lo han hecho…, supongo que algunos investigadores tendrán que justificar su estatus de investigadores científicos…) para saber que las personas con una clase social medio –alta, tienen más posibilidades de desarrollar su inteligencia y lograr cierto nivel académico y laboral.

6. Es fácil detectar niños con altas capacidades o superdotados (se les nota desde pequeños).

Entre los mitos sobre las altas capacidades, este es muy popular, ya que la gente simplemente espera a que la persona demuestre su inteligencia, o sea mejor que el resto en términos de rendimiento y producción.

Por lo tanto, no, no es fácil de detectar. Si es un pequeño precoz que demuestra ciertas aptitudes extraordinarias, hay más posibilidades.

Existen muchos niños con altas capacidades o superdotados que no muestran signos específicos que faciliten su detección, contrario a la idea general, muchas veces no tienen rendimiento alto o realizan producciones creativas, sobretodo porque suele suceder que la escuela misma les corta las alas.

Por otro lado, es fácil solo para los especialistas del tema, o por otros superdotados que tienen conocimiento de su propia condición y de las peculiaridades de esta, porque lo viven, lo sufren, lo gozan…; por lo que lo detectan rápidamente en otros, porque se ven reflejados a si mismos, como un espejo.

7. Las personas con altas capacidades son torpes físicamente, débiles, pocos dados al deporte, etc.

Entre los mitos sobre las altas capacidades intelectuales es de los más extendidos en las producciones audiovisuales, la de la la típica imagen del nerd.

Existen personas con talentos específicos, en algunos deportes por ejemplo.

Por otro lado, si hablamos de superdotados, es verdad que existiría una ligera predisposición a tener una biotipología de tipo ectomorfo y cerebrotónicos, pero eso no significa para nada que sean enfermizos ni personas delicadas, por el contrario, son admirables ya que dentro de sus altas capacidades, son perspicaces y poseen altas capacidades para sufrir y viven con ello.

8. Las personas con altas capacidades o superdotados son raros y excéntricos

Uno de los mitos sobre las altas capacidades más curiosos sin duda. Aunque las niños con altas capacidades y superdotados suelen ser como cualquier otro niño, lo cierto es que en algún momento o situación específica podrían demostrar cierta tendencia a realizar conductas diferentes o tener pensamiento divergente (ideas creativas y soluciones diferentes).

Por otro lado, la rareza y la excentricidad son características que dependen de la representación mental que tengan las personas de ¿Qué es raro y que es normal?.

9. El que es inteligente ya tiene la vida solucionada, no necesita ayuda.

Esto no es cierto, los niños con altas capacidades necesitan desarrollar su potencial para poder mostrar alto rendimiento y logro. Los mitos sobre las altas capacidades relacionadas con que las personas con altas capacidades o superdotados tienen éxito asegurado porque son inteligentes son los más injustos, ya que generan presión y sensación de poca valía en el implicado, sobretodo cuando no logra cumplir estas expectativas por motivos diversos.

Un niño con altas capacidades que no tiene la oportunidad de desarrollarlas no podrá “lucir de inteligente”, o un adolescente o joven superdotado sobremedicado erróneamente por los psiquiatras, se pierden, quizás nunca sepan ni que tenían altas capacidades, ya que acaban con una personalidad extremadamente neurótica, con sobrepeso, depresión en los superdotados (o distimia), ansiosos, dependientes de los demás, y diferentes problemas de los superdotados.

Por otro lado, las personas más inteligentes que la media, suelen tener conflictos que devienen justamente de la alta inteligencia: problemas para socializar, ansiedad, cansancio mental, alta sensibilidad, altas capacidades para sufrir, etc.

Existen más mitos sobre las altas capacidades intelectuales, los cuales analizaré en una segunda y tercera parte de este artículo:

  • Mitos sobre las altas capacidades (2): Ámbito Educativo
  • Mitos sobre las altas capacidades (3): Ámbito Socioafectivo

En conclusión, los mitos sobre las altas capacidades pueden tener un componente altamente negativo y ser una amenaza para la existencia de las personas con altas capacidades o superdotados, ya que impiden su detección, intervenir sobre su particularidad, generarles espacios de crecimiento y la formación de una personalidad sana, etc.

Solicitar Sesión Gratis

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Mitos sobre las altas capacidades intelectuales (1): Estereotipos y prejuicios generales

  1. siempre tuve problemas para socializar, el serio de la clase. con muchas respuestas, pero con la inseguridad a tope como para exponerlas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.